Endoterapia: la revolución terapéutica del Dr. Geffard

illustration endo thérapie - Dr Geffard Dr Pascal Trotta

Endoterapia: la revolución terapéutica del Dr. Geffard

¿Conoce la conmovedora historia del Dr. Michel Geffard? ¿O más bien su revolucionario tratamiento, la endoterapia? Prometedor y no invasivo, ofrecía la perspectiva de un tratamiento para enfermedades crónicas y autoinmunes, ¡e incluso para ciertos tipos de cáncer! Sin embargo, a pesar de su éxito entre los pacientes, la endoterapia ha sido implacablemente censurada por las autoridades.

Con este contundente artículo, el Dr. Trotta está decidido a hacer justicia al Dr. Geffard y a su investigación.

Entrevista con el Dr. Pascal Trotta sobre la endobioterapia del Doctor Geffard.

Haga clic aquí para verlo

Fue el 10 de diciembre de 1992, en el Collège de France, cuando se entregó el Premio Bernard Halpern. El profesor Jean Bernard se deshizo en elogios al entregar el premio al Dr. Michel Geffard:

«Algunos investigadores se dedican heroicamente al estudio de enfermedades curables espontáneamente. Michel Geffard es diferente. Su trabajo se centra en enfermedades graves y poco conocidas.

Este premio reconoce el conjunto de investigaciones realizadas por el Dr. Geffard, médico e investigador (es doctor en medicina, doctor en ciencias y antiguo director de investigación del Inserm), y reconoce el enfoque curioso y audaz de este médico.

Un descubrimiento sorprendente

A lo largo de su carrera, el Dr. Geffard ha investigado los orígenes de enfermedades graves y crónicas estudiando, en particular, la sangre de pacientes aquejados de esclerosis múltiple (EM). Y lo hizo a petición de muchos médicos, principalmente neurólogos.

Estos médicos enviaron la sangre de sus pacientes con EM al laboratorio del Dr. Geffard para su estudio. El Dr. Geffard gozaba de reputación internacional como especialista en la detección de anticuerpos contra moléculas no antigénicas, neuromediadores que antes no podían detectarse inmunológicamente.

La experiencia del Dr. Geffard en inmunología le permitió identificar la existencia en la sangre de estos pacientes de anticuerpos contra bacterias Gram negativas (bacterias intestinales).

Illustration prélèvement sang Dr Pascal Trotta

Descubrió algo sorprendente: muchos pacientes de esclerosis múltiple tenían bacterias de origen intestinal en la sangre.

También demostró que estos pacientes a menudo también presentaban signos inmunológicos indirectos de oxidación y reacción autoinmune.

En el transcurso de sus veinte años de continuas investigaciones, el Dr. Geffard llegó a la conclusión de que la esclerosis múltiple y otras enfermedades crónicas eran probablemente enfermedades infecciosas de origen intestinal.

Pero, ¿cuál podría ser la relación entre una enfermedad como la esclerosis múltiple, que afecta al sistema nervioso central y provoca alteraciones motoras, sensoriales o cognitivas, y las bacterias intestinales? Explicaciones.

La sangre es estéril… si todo va bien

La presencia de bacterias intestinales en la sangre de estos pacientes indica porosidad intestinal (pequeños agujeros en la barrera intestinal). Esta porosidad permite que pequeñas bacterias pasen al torrente sanguíneo de forma anormal. Pero normalmente la sangre es estéril, porque la barrera intestinal impide que estas bacterias intestinales entren en nuestra sangre.

Según el Dr. Geffard, la infección crónica de la sangre por bacterias intestinales es responsable de una cascada de inflamaciones, oxidaciones y reacciones autoinmunes que dañan la vaina de mielina y explican los síntomas de la esclerosis múltiple.

A partir de estos resultados y mientras proseguía sus investigaciones, el Dr. Geffard buscó y encontró tratamientos capaces de actuar sobre este problema de contaminación de la sangre por bacterias intestinales. Y así es como entró en juego la solución PolyL-Lysine.

La brillante intuición del Dr. Geffard

Un «transportador ubicuo no tóxico» es un tipo de dispositivo de administración biológica capaz de transportar de forma segura sustancias dentro del organismo (como fármacos).

La combinación de varios aminoácidos conocida como lisina se denomina poli-L-lisina (PLL). Este PLL es una «pequeña caravana» ideal para transportar moléculas terapéuticas a las células de los pacientes y sus cerebros, ya que atraviesa fácilmente la barrera hematoencefálica (que separa el cerebro del resto del cuerpo).

Al ser una molécula natural de nuestro organismo, el PLL no es tóxico y no provoca reacciones de rechazo ni efectos indeseables, a diferencia de las numerosas moléculas sintéticas artificiales patentadas por los laboratorios farmacéuticos.

Médico curioso e innovador, el Dr. Geffard ha injertado en este PLL las siguientes moléculas terapéuticas:

  • Antioxidantes
  • Neurotransmisores
  • Ácidos grasos
  • Vitaminas.

Y descubrió que la combinación de estas moléculas terapéuticas con PLL reducía las dosis administradas a los pacientes entre 10.000 y 100.000 veces.

Se trata de una auténtica revolución terapéutica, el nacimiento de una «nanomedicina» ecológica e innovadora.

Resultados convincentes

Inicialmente, combinado con neuromediadores, el PLL demostró su potente efecto neurorregenerador en ratones, revirtiendo el modelo de EM conocido como encefalomielitis alérgica experimental (EAE).

Esta experiencia sirvió después para ampliar esta investigación terapéutica a los pacientes de EM. Y los resultados fueron espectaculares, confirmando en humanos los observados en ratones, es decir, una estabilización de la enfermedad, seguida de una regresión de las lesiones y una reducción de la discapacidad por EM medida con la Escala Expandida del Estado de Discapacidad (EDSS), una escala para medir las capacidades de los pacientes.

Además, la combinación de PLL y ácidos grasos saturados bloquea los poros de las bacterias y frena la infección crónica de la sangre de los pacientes, limitando así la cascada de efectos deletéreos de la inflamación, la oxidación y la reacción autoinmune.

Y eso no es todo: la combinación de PLL y antioxidantes los hace inmediatamente disponibles en el cerebro, donde se localizan las lesiones, e impide que la acción de los radicales libres destruya la vaina de mielina y las neuronas.

A la luz de estos resultados, médicos y neurólogos confiaron pacientes al Dr. Geffard entre 1990 y 2010 para realizar pruebas terapéuticas.

Estos ensayos de la endoterapia del Dr. Geffard se vieron coronados por el éxito. Han dado lugar a numerosas publicaciones internacionales y han demostrado que esta terapia innovadora puede detener e incluso invertir la progresión de la enfermedad, a diferencia de la mayoría de las moléculas químicas de los grandes laboratorios farmacéuticos.

Por tanto, las perspectivas de la endoterapia son inmensas y van más allá de la EM, ya que este tratamiento podría ayudar a pacientes que padecen otras enfermedades autoinmunes e incluso ciertos tipos de cáncer.

Illustration efficacité traitement endo thérapie Dr Geffard Dr Trotta

Los espectaculares efectos de la endoterapia en la salud del paciente

El siguiente diagrama compara el estado de los pacientes con EM tratados con terapias convencionales (curva roja) con el de un hombre con EM que se benefició de la endoterapia durante un periodo de 7 años (curva azul). La escala de referencia es el déficit funcional, también conocido como puntuación EDSS. La puntuación oscila entre 0 (ausencia de déficit neurológico) y 10 (muerte).

En la curva roja, la puntuación, que empieza en 7 (el paciente ya está en silla de ruedas), generalmente sólo empeora con el tratamiento hospitalario. Esto es lo que se puede ver en las curvas oficiales de las publicaciones científicas con los tratamientos actuales (la puntuación aumenta, llevando al paciente a la incapacidad total y luego a la muerte).

La curva azul de los pacientes sometidos a endoterapia muestra que no sólo se detiene la progresión de la enfermedad desde el principio, sino que se produce una reducción posterior del déficit funcional, pasando la puntuación de la EDS de 7 (silla de ruedas) a 6 (caminar con muletas), luego a 5 (caminar sin ayuda) y después a 4 (de pie, 12 horas, todo el día). Se trata de una auténtica revolución en neurología: ¡podemos invertir el curso de estas enfermedades e incluso regenerar neuronas!

Para más información sobre la endoterapia, lea este libro:

Comprar

La reacción epidérmica de la medicina oficial

Esto era demasiado para la medicina oficial, que, plagada de conflictos de intereses, temía perder la colosal ganancia inesperada generada por el «mercado» de la esclerosis múltiple (que en los años noventa valía unos cientos de millones de euros, pero que ahora vale varias decenas de miles de millones de euros). Dos sistemas se encontraron cara a cara:

  • Un sistema capitalista de cárteles farmacéuticos en manos de financieros desde la década de 1990. Este sistema ve en las innovaciones terapéuticas enormes fuentes de beneficios, sobre todo para las enfermedades neurológicas crónicas que requieren medicación de por vida. Su interés es ofrecer soluciones a los síntomas con medicamentos patentados que probablemente sean para toda la vida. Se trata de soluciones cada vez más caras, muy rentables para los laboratorios, pero también cada vez más tóxicas y poco eficaces, ya que la mayoría de los enfermos de esclerosis múltiple acaban en silla de ruedas.

 

  • La endoterapia, una innovación terapéutica desarrollada por un investigador incansable e innovador, ha dado lugar a un diagnóstico y un tratamiento revolucionarios de la esclerosis múltiple, las enfermedades autoinmunes y ciertos tipos de cáncer. En resumen, un David que, sin tener la culpa, se vio enfrentado al Goliat de los laboratorios farmacéuticos. Los miles de pacientes tratados por el Dr. Geffard dan fe de la eficacia de su tratamiento. Muchos médicos que han trabajado con él pueden demostrar que su método es eficaz. Pero cualquier medio es bueno para amordazar a los investigadores innovadores y garantizar que el público permanezca totalmente ignorante de esta investigación sobre el cáncer y la neurología… Los pacientes y sus médicos hablaban de ello, y la reputación de la endoterapia iba en aumento. Esto fue demasiado para los cárteles farmacéuticos, que pidieron a las autoridades que reaccionaran y silenciaran a este médico y su investigación.

La endoterapia y su descubridor fuera de escena

El método es clásico y bien conocido: el Dr. Geffard fue expulsado de la Orden de Médicos a raíz de una denuncia anónima. Mientras seguía aconsejando a los pacientes que había tratado anteriormente, su teléfono fue intervenido. En 2019, con más de 70 años, llegó a ingresar en prisión preventiva por «ejercicio ilegal de la medicina, la biología y la farmacia».

Los tribunales incluso se tomaron la libertad de destruir ilegalmente el laboratorio del Dr. Geffard en 2019, y treinta años de investigación se esfumaron.

Es un caso de Beljanski bis (el número dos del Instituto Pasteur, que en los años 80 desarrolló un tratamiento anticancerígeno a base de una planta natural, la PAO Pereira, que ayudó a curar el cáncer de próstata de François Mitterrand durante unos quince años). A la muerte de François Mitterrand, el laboratorio del Dr. Beljanski fue destruido de la misma manera. El médico murió de leucemia tiempo después y su hija emigró a Estados Unidos, retomando el trabajo de su padre y permitiendo que muchos pacientes siguieran recibiendo tratamiento.

A partir de 2019, ya no podremos beneficiarnos del diagnóstico inmunobilánico del doctor Geffard, ya que su laboratorio ha sido destruido. Tampoco podemos prescribir comprimidos de endoterapia por la misma razón.

Los laboratorios farmacéuticos están estancados en la medicina molecular, hiperrentable porque se puede patentar, pero anticuada (es biología del siglo XIX). Han olvidado que ya nadie abre el coche con una llave mecánica y que todo el mundo utiliza un mando a distancia. Como suele ocurrir, llevan dos siglos de retraso y están cegados por sus colosales beneficios.

Sin embargo, no podrán detener el pensamiento y la transmisión de información, sobre todo a través de la llamada medicina informacional. Y aunque se puede destruir un laboratorio físico, no se puede impedir la transmisión de ondas e información…

El Dr. Geffard no ha matado a nadie y, sin embargo, las autoridades públicas nunca han querido autorizar la comercialización de sus productos innovadores y no tóxicos.

Sin embargo, como ocurrió durante la epidemia de Covid, han autorizado la venta de productos que aún se encuentran en fase 3, es decir, experimental. Para miles de millones de seres humanos sanos, la experimentación era entonces posible a toda prisa. Por otro lado, cientos de miles de personas que padecen enfermedades graves no pueden beneficiarse de medicamentos nuevos y eficaces.

Para mí, no cabe duda de que el Dr. Geffard está detrás de una revolución colosal en el diagnóstico y el tratamiento de las enfermedades crónicas, consideradas por la medicina moderna como idiopáticas, es decir, sin causa y a menudo incurables (o muy difíciles de curar) con moléculas cada vez más caras, cada vez más tóxicas y que no tienen ningún efecto sobre el curso de la enfermedad.

Cada paciente debe ser tratado de forma individual y participar en su propio tratamiento. Es la medicina que practicaba entonces el Dr. Geffard y que yo practico desde hace diez años en el Instituto de Medicina Natural de San Sebastián.

Entrevista con el Dr. Pascal Trotta sobre la endobioterapia del Doctor Geffard.

Haga clic aquí para verlo

Para más información sobre la endoterapia, lea este libro:

Comprar

Vídeo y artículo que explican las causas de la esclerosis múltiple:

Nos produits naturels

¿Necesita más información y conocer al Dr. Pascal Trotta?

Pedir hora

Lea también

Endobioterapia del Dr. Geffard o endoterapia multivalente

Un tratamiento revolucionario y natural para las enfermedades crónicas del siglo XXI, como lo fue la penicilina para las enfermedades infecciosas en el siglo XX. Un tratamiento que da nuevas esperanzas a los pacientes que sufren enfermedades que la medicina moderna es incapaz de tratar adecuadamente sin efectos secundarios. Desarrollado por el Dr. Michel Geffard.