¡Se acabó la artritis!

La artrosis afecta a 10 millones de personas en Francia (el 17% de la población).

Es la principal causa de discapacidad funcional en personas mayores de 40 años.

La artrosis es una enfermedad mortal.

Eso es normal. Durante cientos de miles de años, los seres humanos han aceptado que el desgaste de sus cartílagos es un hecho de la vida, una fatalidad contra la que no podemos hacer nada.

El Dr. Trotta tuvo la suerte de trabajar varias veces como médico en un pequeño hospital de Ecuador a 4.000 metros de altitud. Los indios quechuas viven allí en una pobreza e indigencia que apenas podemos imaginar. La mala alimentación, el frío, la humedad y la falta de calefacción en sus chozas de barro con techo de paja provocaron la degeneración de caderas y rodillas, facilitada por el arduo y difícil trabajo en la tierra. Pues bien, como pueden ver, estos pobres indios que no pueden pagar los honorarios del cirujano ni las prótesis (hasta 2005, no había seguridad social en Ecuador) acabaron «gatear», es decir, ¡arrastrarse a cuatro patas como niños en la puerta de su casa! Porque sus caderas y rodillas, destrozadas por la artrosis, les producían tanto dolor e incapacidad que ya no podían caminar erguidos, y acababan gimiendo y gimiendo, pasándose el día a cuatro patas, sentados en el umbral de su casa. Un espectáculo lamentable para un médico.

Todo esto para decir que, aparte de los últimos 50 años en los países occidentales, la mayoría de la gente se ha acostumbrado de generación en generación a esta artrosis, que solía considerarse inevitable.

El Dr. Trotta puede decirle que la artrosis no es inevitable. Un estilo de vida sano, una dieta saludable y suplementos que protejan el cartílago ayudan a limitar su desgaste.

¿No es el objetivo de un buen médico evitar a toda costa el recurso al cirujano? Aunque los cirujanos, que son extraordinarios hombres de arte, sean capaces de sustituir las articulaciones destruidas, lo que constituye un progreso fabuloso, el objetivo del médico es hacer todo lo posible para evitar la destrucción de la articulación y, por tanto, en última instancia, el recurso al cirujano.

Los occidentales estamos mimados, porque si se nos destruye una articulación, podemos acudir a cirujanos muy competentes y sustituirla por una prótesis artificial nueva y sin riesgos. Y todo pagado por la comunidad. Los franceses deben reconocer que es su oportunidad y su privilegio. A pesar de todas las críticas, seguimos teniendo un sistema sanitario fabuloso, que permite tanto a los agricultores como a los directores de empresa tener una prótesis pagada por la colectividad, ya sea en París o en lo más profundo de Creuse. Nuestro juramento hipocrático nos prohíbe seleccionar a los pacientes por cualquier motivo (raza, religión, sexo, salud, tratamiento, etc.). Esperemos que este inaceptable proceso de selección no vuelva a repetirse y que nunca más se exija a los médicos cumplir criterios de selección para ingresar en nuestros hospitales y clínicas públicos, que deberían estar abiertos a todos. Al menos, así veo yo la medicina y el honor de la profesión que he elegido por vocación y que pretendo ejercer sin coacciones ni coacciones inhumanas.

¿Qué es la artrosis?

La artrosis es una enfermedad degenerativa. Se trata de la degeneración progresiva del cartílago.

El cartílago articular es un tejido conjuntivo que se renueva constantemente gracias a la acción de los condrocitos, que construyen y destruyen constantemente la matriz.

El cartílago amortigua la articulación.

El desgaste se traduce en golpes repetidos que dañan progresivamente el hueso, deformándolo y haciendo que la articulación se vuelva dolorosa e impotente. En este artroscanner realizado por el Dr. Trotta (antiguo radiólogo) en 2010, se puede ver (a la izquierda) una pequeña fisura en el cartílago articular (el cartílago es negro en las radiografías porque las deja pasar, mientras que el hueso, que absorbe la mayor parte de los rayos X, aparece blanco) de la faceta rotuliana, primera etapa del desgaste del cartílago.

Esta grieta blanca en el cartílago de la rótula es el principio de la artrosis y provocará dolor en la rodilla al subir y bajar escaleras o al sentarse.

En esta fase, la artrosis puede tratarse de forma natural sin utilizar antiinflamatorios, evitando así la necesidad de cirugía en una fase posterior. Por eso es importante no recurrir precipitadamente a los antiinflamatorios, que sólo tratan el dolor (y le harán agujeros en el estómago y el intestino), y tomar suplementos diseñados para nutrir y reparar el cartílago.

En la fase final de la artrosis, en esta fotografía de la articulación de la cadera izquierda a la derecha, podemos ver la cabeza del fémur, que normalmente es redonda, completamente deformada y aplanada, presionando contra el acetábulo de la pelvis, causando dolor e imposibilitando la flexión de la cadera y la marcha normal. En este último caso, es demasiado tarde para el tratamiento médico y la cadera debe sustituirse por una prótesis.

En la artrosis, para evitar la necesidad de antiinflamatorios, infiltraciones y prótesis, esto es lo que hay que hacer:

1/ Evita la dieta proinflamatoria que favorece la artrosis: exceso de carne roja (más de 2-3 veces por semana), productos lácteos de vaca (más de 2-3 veces por semana), fritos y azúcar blanco.

2/ Come regularmente los alimentos que protegen y nutren tu cartílago: la piel del pescado, que contiene colágeno, los caldos con sus espinas, que aportan colágeno y sílice, las nueces, las sardinas y la caballa, que aportan grasas antiinflamatorias.

3/ Corrige cualquier desequilibrio arquitectónico que pueda estar ejerciendo demasiada presión sobre tus articulaciones. Por eso se hacen ecografías a los recién nacidos para detectar una subluxación congénita de la cadera (no tan rara) que, si se corrige durante los cuatro primeros meses de vida, puede prevenir la artrosis a los 30 años.

4/ Practique deporte con moderación, ya que es bien sabido que los grandes deportistas profesionales (fútbol, rugby, esquí, trail running, etc.) sufren un desgaste articular precoz debido a la sobrecarga de sus articulaciones. Estoy en una buena posición porque ejercí la radiología en un entorno rural de montaña durante 20 años y vi el desgaste precoz de los meniscos en esquiadores de competición.

5/ Conserva los meniscos en la medida de lo posible, ya que los meniscos en forma de C u O impiden que el cartílago del fémur redondo se deslice sobre el cartílago plano de la tibia, y protegen así el cartílago de una fricción repetida y excesiva, que conduce a un desgaste prematuro. Por lo tanto, debemos intentar tratar todos los dolores y lesiones de menisco de la forma más médica posible (tratamiento conservador), y sólo recurrir a la cirugía para la extirpación parcial o total del menisco si han fracasado todas las técnicas médicas y naturales para tratar el menisco. Porque el uso excesivo de meniscectomías (extirpación del menisco) en los años 80 y 90 demostró 20 años después un aumento muy significativo de la artrosis en los que ya no tenían menisco en comparación con los que lo habían conservado.

6/ Toma los siguientes suplementos:

FLEXIDOCTA

Para aportar a su cartílago todos los micronutrientes que necesita para su mantenimiento y reparación.

Si tiene poca artrosis, le recomiendo un tratamiento de tres meses.

En cambio, si su artrosis es avanzada, siga un tratamiento de un año.

Al cabo de un año, te harán otra radiografía o una evaluación funcional de tu dolor y decidirás si continúas o no, posiblemente con mi asesoramiento (en una consulta de telemedicina o in situ).

FLEXIDOCTA es el tratamiento totalmente natural del Doctor Trotta para regenerar el cartílago desgastado en artrosis y dolores articulares.

También ayuda a regenerar los meniscos y los discos intervertebrales.

Su rica composición, cuidadosamente estudiada, nutre de forma natural el cartílago, los meniscos y los discos para reducir su desgaste, regenerarlos y evitar al máximo el empeoramiento de la artrosis, con sus últimas consecuencias: la impotencia funcional seguida de la prótesis quirúrgica.

OMEDOCTA

Este suplemento lubricará sus articulaciones, ligamentos y tendones. Es como si le pusieras aceite directamente para evitar chirridos y roces dolorosos. Su contenido en EPA reducirá la inflamación dolorosa. Al igual que el FLEXIDOCTA, debe tomarse a largo plazo, por lo que el Dr. Trotta ha introducido descuentos (-10% por 3 FLEXIDOCTA para un tratamiento de 3 meses) para facilitarle el tratamiento y el seguimiento, por el bien de sus articulaciones y para evitar la cirugía en la medida de lo posible.

UTILICE

Cajas de 60 cápsulas. Tratamiento durante 1 mes / durante 3 meses si se toma el pack, más económico para un tratamiento básico recomendado por el Médico.

El consejo del Dr. Trotta:

Tratamiento básico de la artrosis: tratamiento de tres meses, repetido 2-3 veces al año.

FLEXIDOCTA 2 cápsulas al día.
OMEDOCTA 2 cápsulas al día.

O bien 4 para el desayuno (si temes olvidar los de la noche)
2 para el desayuno y 2 para la cena.

C-DOCTA Vitamina C del Dr. Trotta, muy importante para reducir la oxidación y el desgaste de las articulaciones.

La vitamina C previene el reumatismo, el envejecimiento cutáneo y las enfermedades cardiovasculares, en particular el ateroma, porque es esencial para la producción de colágeno: permite la transformación de 2 aminoácidos, prolina y lisina, en los constituyentes del colágeno (30% de las proteínas del cuerpo humano), nuestro principal agente estructural; una carencia de C no sólo provocará el envejecimiento de las articulaciones y de la piel, sino también todas las enfermedades que afectan al colágeno: reumatismo, artritis, dolores de espalda, etc. y enfermedades cardiovasculares, como ha demostrado el Premio Nobel Linus Pauling.

SILIDOCTA Silicio orgánico para plantas del Dr. Trotta. Recomendado si está perdiendo el cabello, tiene las uñas quebradizas o sufre de rigidez articular. El silicio flexibilizará todos los tejidos y devolverá la flexibilidad a las articulaciones. SILIDCOTA, con sus numerosos minerales y oligoelementos, devolverá la vitalidad a su piel y cuero cabelludo.

Tratamiento de la artrosis inflamatoria aguda :

Harpagophytum TM (tintura madre): 20 gotas mañana y noche durante 2 meses,
repetir 2 meses después si reaparece el dolor

Oligosol de cobre: una ampolla tres veces al día bajo la lengua durante 15 días.

ANTIDOLTA gel analgésico

masaje en la articulación dolorida para ayudar a que la crisis pase más rápidamente.

3 masajes al día para empezar, luego aumentar a 1 masaje al día a medida que disminuye el dolor y se recupera la movilidad.

+++gel analgésico eficaz que trata el dolor de forma natural y, gracias a su sílice, favorece la elasticidad de tus articulaciones, tendones y ligamentos.

Utilizar en cualquier articulación dolorida.

Para un asesoramiento más personalizado, puede consultar personalmente al Dr. Trotta.

– o a distancia mediante telemedicina

– o in situ en su Instituto de Medicina Natural de San Sebastián (País Vasco)

Dr. Pascal Trotta,
Antiguo internista de los Hospitales de París, médico especialista, radiólogo, homeópata, fundador del Institut de Médecine Naturelle de Saint Sébastien.
Paseo de los Fueros 3, 20005 San Sebastián, País Vasco

Pida los suplementos naturales del Dr. Trotta.

– Tel : 05 54 54 44 43
Laboratorio del Dr. Trotta
– o haga clic a continuación en la imagen del suplemento o envase que desee

¿Necesita más información y conocer al Dr. Pascal Trotta?

Pedir hora

Lea también